sábado, 19 de julio de 2008

Varita magica


Al rededor de todo el mundo las varitas mágicas son popularmente conocidas como símbolo de la capacidad de hacer que las cosas sucedan. Un simple movimiento de esta útil herramienta y logramos cosas increíbles, desde ordenar nuestra habitación hasta matar.

Las varitas mágicas existen desde hace mucho tiempo. Aparecen en pinturas rupestres y en el arte del antiguo Egipto. Los magos de la sociedad druídica que floreció en la Europa pre cristiana presidían las ceremonias religiosas con varitas fabricadas con espino, tejo, sauce y maderas de otros árboles que para ellos eran sagrados.
Esas varitas eran talladas solo al amanecer o al atardecer, que se consideraban los mejores momentos para capturar los poderes del sol, y era necesario usar un cuchillo sagrado bañado en sangre. En el antiguo Testamento, Moisés usa un cayado para abrir las aguas del mar rojo y para hacer brotar un manantial de una roca. Una imagen del siglo IV muestra a Jesús resucitando a Lázaro al tocarlo con una varita. Infinidad de dioses y faraones egipcios son representados con cayados para demostrar su poder. Esto nos muestra que históricamente, las varitas no solo eran usadas para canalizar las fuerzas sobrenaturales, sino también como instrumento en las ceremonias religiosas y como símbolo de poder.

- Circe en la mitología griega, usa una varita para transformar personas en animales -

En la literatura, las varitas mágicas aparecen por primera vez en La Odisea, de Homero, escrita hacia el siglo IX o X a.C. La bruja Circe usa una varita para convertir a la tripulación del héroe en cerdos. En la mayoría de las leyendas y cuentos de hadas el uso común que se le hace a la varita es la de transformar una cosa en otra diferente. Nadie podría olvidar al hada madrina de cenicienta cuya varita transformaba ratones en caballos y una calabaza en carroza. Otra varita famosa es la del mago Merlín y la del dios griego Hermes, quien usaba una vara llamada caduceo para hacerse invisible.

En tiempos de la Europa moderna la varita era usada por muchos magos rituales para lanzar conjuros y para dibujar círculos mágicos que protegían al mago de la influencia de cualquier demonio o espíritu cuya presencia planeara invocar.

Por supuesto que las varitas debían estar bien hechas, para lo cual existían libros que daban pautas de cuales eran las mejores formas de fabricar una buena varita. Según Las clavículas de Salomón, uno de los libros de conjuros mas conocidos de la Edad Media, la varita ideal debía hacerse de madera de avellano cortada del árbol de un solo golpe con un hacha nueva. También se creía que el poder de una varita podía incrementarse al ponerle puntas magnéticas en los extremos, incrustándole cristales o tallando palabras mágicas o nombres sagrados. Una vez tallada la varita, el mago invocaba a los espíritus, demonios o dioses apropiados para que dotaran a la varita de sus preciados poderes.

- cayados egipcios en sus dioses | imagen de link -

Ya en el siglo XV, las varitas eran también usadas con fines lúdicos: como utilería de los artistas callejeros que veían a la magia como una forma de ganarse la vida. Desde su punto de vista, la varita tenía al menos dos importantes funciones: era el agente que, en apariencia, causaba la magia, y ayudaba a distraer a la audiencia atrayendo su atención hacia una cosa mientras el mago hacia otra disimuladamente. Por supuesto que la varita mágica son el sello distintivo de los actuales magos. Muchos magos contemporáneos coleccionan varitas trucadas que se doblan, se parten, lanzan cintas, que cambian de color o que se pliegan.