miércoles, 26 de marzo de 2014

Zapatos mágicos


- Hermes y sus sandalias aladas -

Los zapatos con características mágicas se encuentran presentes en el folclore y mitología de muchas culturas. El origen de estos objetos se desconoce, pero la tradición de conferirle poderes mágicos al calzado es muy común en cuentos, narraciones y mitos de todo el mundo.

Una de las referencias más antiguas la podemos ver en la mitología griega, con las famosas sandalias aladas de Hermes que aparecen tanto en Grecia como en la mitología romana, donde son posesión del dios Mercurio. Estas sandalias son capaces de darle a su portador la capacidad de volar y en la mitología griega fueron entregadas a Perseo, junto con otros artefactos, para hacer frente a Medusa.
En la mitología irlandesa tenemos a los conocidos Leprechaun, famosos por los zapatos que fabrican y el oro que guardan. Según las leyendas, fabrican desde botas y zapatos de tamaño humano hasta pequeñas zapatilla para las hadas.
En el folclore irlandés abundan las historias de pequeños duendecillos que reparan zapatos de humildes campesinos mientras duermen. En todas las culturas, los zapatos parecen tener un importante significado o al menos una gran valoración como objetos de gran utilidad.

- "La Bruja del este estaba orgullosa de esos zapatos y hay en ellos cierto poder mágico, aunque nunca supimos en que consistía"-

Existen un sin fin de cuentos y narraciones populares que describen zapatos fabulosos de grandes poderes, como los zapatos de plata la bruja mala del este en "El maravilloso mago de Oz" o los zapatos de Franny en "Franny´s Feet". En muchas historias los zapatos abren a sus portadores un mundo de posibilidades, en general, de viajar a donde sea; esto tal vez se deba a la función que los zapatos poseen, de ser usados para el andar diario; esto también se observa en las publicidades y estereotipos actuales, donde se le atribuyen a los zapatos el crédito por el éxito del usuario, como por ejemplo, usar una determinada marca de botines te hacen un jugador tan bueno como los jugadores profesionales o que con determinadas zapatillas saltas mas alto o corres más rápido. Estas nociones sobre los zapatos nos han sido heredadas de las creencias en zapatos mágicos que provienen de tiempos muy antiguos.

Pero no todos los zapatos importantes en las historias tienen algún poder mágico, sino que poseen características que los hacen únicos, cargándolos de significantes relevantes para el desarrollo de la historia, como sucede en cuentos como "Cenicienta" y "Blancanieves" de los hermanos Grimm; en los cuentos originales, las hermanastras de cenicienta se amputan partes de sus pies para calzarse la zapatilla de oro, mientras que la madrastra de Blancanieves es forzada, al final del cuento, a bailar con unos zapatos de hierro al rojo vivo, hasta que cae muerta.


En la actualidad vemos muchas series animadas que centran algún capítulo en zapatos mágicos o zapatos comunes que dan una gran autoestima a sus dueños, un ejemplo es un capítulo de "Bob Esponja", donde el protagonista se considera el mejor cocinero del mundo solo por usar una botas de goma. Hay otros casos donde se hace referencia a los cuentos irlandeses, por ejemplo, en un episodio de "El laboratorio de Dexter", el protagonista ve su laboratorio invadido por duendes zapateros, los cuales solo pueden desaparecer si reciben una patada; otro ejemplo es un episodio de los "Looney Tunes", donde un grupo de aves se convierten, por las noches, en duendes zapateros que reparan los zapatos de un matrimonio enfermo.

Muchas veces el estado de los zapatos es un reflejo de la condición de sus dueños, como quien dice "Dime que zapatos usas y te diré quien eres", cuando Dorothy (mago de oz) aparece con los zapatos de la bruja del este, muchos piensan que ha de ser una gran hechicera. 
Hoy en día, los zapatos dejaron de ser un mero utilitario de trabajo y andar cotidiano, para ser verdaderos reflejos del comportamiento y personalidad de sus usuarios, creando cuentos e historias de personas que cambian de personalidad al usar zapatos ajenos. En este sentido, los zapatos son grandes reveladores de las características de quienes los usan. Esto se debe en gran medida al tipo de zapatos que se les permitía usar a las personas en determinadas épocas; en un principio, el calzado era un distintivo importante para señores/as nobles y miembros de la realeza. Por ejemplo, en Roma, el calzado de los hombres era rojo o negro, mientras las mujeres usaban de colores blanco, amarillo, purpura o verde, y las sandalias atadas eran un distintivo exclusivo de los sacerdotes y senadores del imperio. Los colores y adornos en zapatos y vestimentas eran importantes para distinguir la posición social de una persona e incluso su condición física o profesional (como sucede con el calzado y ropa de maikos y geishas en Japón).

Existen miles de referencias y cuentos referidos a zapatos de gran poder o de insólita relevancia, si bien el origen exacto de esta tendencia a otorgarles poderes al calzado no es exacto, se sabe de historias muy antiguas de zapatos fabulosos y hasta el día de hoy, estos útiles objetos siguen siendo el centro de muchas narraciones, cuentos, animaciones y hasta películas.


1 comentario:

LIVC dijo...

Wow, quién diría la gran historia que hay detrás de objetos tan simples y cotidianos como los zapatos...
Buen trabajo!!